The community gathers for the ordination of Solomon Kaanan July 7 at the Cathedral of St. Gerard Majella in Katsina-Ala, Nigeria. Photograph courtesy of Father Pablo Migone.
Features

Hasta los confines de la tierra

Originally Appeared in : 9915-7/18/19

Nota del editor: Esta columna es de interés periodístico como un relato personal de las Ordenaciones en Nigeria. En Ingles aquí

 

Nuestro obispo Monseñor Hartmayer y yo emprendimos un viaje hasta los confines de la tierra. Después del recorrido típico desde Savannah a Atlanta abordamos dos vuelos largos, los cuales después de veinticuatro horas nos condujeron a la ciudad de Abuja en Nigeria central. El propósito del largo viaje fue simple: participar en las ordenaciones sacerdotales de Theodore Agba, Solomon Kaanan y Peter Lanshima. Estos tres jóvenes llegaron a la Diócesis de Savannah después de completar sus estudios de filosofía en Nigeria y estudiaron teología en el Seminario Regional San Vicente de Paúl en Florida bajo el patrocinio de la Diócesis de Savannah. Ahora servirán como sacerdotes en nuestra diócesis durante un tiempo determinado y al concluir este tendrán la opción de permanecer aquí o regresar a su país.

 

Después de un buen desayuno el primer día, partimos con el Padre Daniel Melaba hacia Gwagwalada a las afueras de Abuja para visitar la sede de la Sociedad Misionera de San Pablo. Esta sociedad fue fundada en 1976 por los obispos de Nigeria en respuesta a un llamado hecho por el Papa Pablo VI durante su visita a Uganda urgiendo a las naciones africanas que formen misioneros para la iglesia universal. Esta sociedad cuenta hoy con 268 sacerdotes y cuatro de ellos sirven en varias ciudades de nuestra diócesis incluyendo Savannah, Swainsboro, Tifton y Waynesboro. El Superior General, el Padre Victor Onwukeme, MSP, nos recibió amablemente, almorzamos juntos, y nos dio un recorrido por el seminario.

 

Al día siguiente partimos temprano hacia el sureste de Abuja a través del estado de Nasarawa hasta llegar al estado de Benue. Nos recibió en Makurdi en la Parroquia de San José, el Padre Emmanuel, un sacerdote que hace varios años trabajó brevemente en Saint Joseph en Macon. Nuestro viaje concluyó en la casa de Monseñor William Amove Avenya, Obispo de Gboko. Monseñor Hartmayer ya había sido huésped de Monseñor Avenya en el 2013 cuando visitó Gboko por primera vez y ordenó a los primeros 17 sacerdotes de la recién creada diócesis de Gboko.

 

La mañana siguiente recorrimos una breve distancia hacia la Catedral de San Juan Bautista para la ordenación del Padre Theodore Agba y el Padre Peter Lanshima. Nos recibió una iglesia repleta. La alegría de los fieles presentes era evidente en la música, los bailes y el ánimo palpable durante y después de la misa de ordenación. Ni el sofocante calor ni el largo rito pudieron reducir la belleza y la emoción del momento. Monseñor Hartmayer y yo nos unimos a los familiares y las amistades de los nuevos sacerdotes en una recepción donde había una gran cantidad de comida y bailes tradicionales Tiv. Esa misma tarde visité con el Padre Melaba el mercado de Gboko y la escuela católica de mujeres. Esta escuela educa a unas 1.000 jóvenes, las cuales continúan con estudios universitarios y llegan a ejercer carreras profesionales.

 

La ordenación del Padre Solomon Kaanan fue al día siguiente a una hora de Gboko. Viajamos en un pequeño autobús a la ciudad de Katsina-Ala la cual hasta hace poco ha sufrido de violencia y conflicto. Llegamos a solo diez minutos del inicio de la ceremonia. El Padre Solomon fue ordenado junto con otro sacerdote de Katsina-Ala y un miembro de la Orden de Josefinos. Monseñor Peter Adoboh de Katsina-Ala quien recientemente había regresado a su diócesis después de recibir tratamiento médico, nos recibió con mucho gusto. A diferencia de la ordenación en Gboko donde la misa fue en inglés con algunas canciones en Tiv, el lenguaje de la tribu predominante, la misa en Katsina-Ala incorporó más el idioma tradicional. El Padre Moses, director vocacional de Katsina-Ala, tradujo del inglés la homilía del obispo. Después de una breve reunión de sacerdotes, almorzamos en casa del obispo, compartimos con la familia del nuevo ordenado y regresamos a Gboko. Un grupo de sacerdotes se reunieron esa noche en casa del obispo de Gboko incluyendo algunos de los ordenados por Monseñor Hartmayer en el 2013. Se intercambiaron palabras de agradecimiento y de aliento, una tropa de danza Tiv bailó una danza tradicional y cenamos juntos.

 

En el último día visitamos las oficinas gubernamentales de Makurdi, capital del estado de Benue, para reunirnos con el vicegobernador Benson Abounu. En el nombre del gobernador expresó su profundo agradecimiento a Monseñor Hartmayer por su solidaridad y confianza en el pueblo de Benue. Después de presentar un traje tradicional al obispo, lo declaró ciudadano honorario del estado. Continuamos hacia Abuja donde nos recibió el Padre Isaac Dugu quien trabaja en la Conferencia Episcopal de Nigeria. Esa misma noche abordamos un avión nuevamente e inició nuestro retorno a Savannah. 

 

Sin importar dónde íbamos en Nigeria fuimos recibidos con los brazos abiertos. Una tarde durante una reunión, un sacerdote nos dijo que habíamos llegado hasta los confines de la tierra para acompañarlos. Hemos regresado a casa agradecidos por la tremenda experiencia y a la vez agradecidos a Dios por el don del sacerdocio que ha sido conferido a tres jóvenes que pronto iniciaran a ejercer el ministerio sacerdotal en nuestra diócesis. 

 

Padre Pablo Migone es Canciller de la Diocesis de Savannah.

Go to top