Espanol

By: Padre Pablo Migone
Originally Appeared in : 9914-7/4/19
En una mañana de domingo hace diez años durante mi visita a la fascinante ciudad de Estambul, me dirigí a una de las pocas iglesias católicas de la ciudad para asistir a la Misa. Fui temprano ya que no tenía la dirección exacta, pero el portero del hotel si me había explicado un poco donde se encontraba la iglesia. Caminé varias veces por las dos mismas cuadras de una avenida muy transitada de la ciudad y no pude encontrar la iglesia. ¿Cómo podía no verla? ¡Esta era la catedral de Estambul!
 
By: Padre Pablo Migone
Originally Appeared in : 9913-6/20/19
Llegué a la oficina turística donde había hecho una reserva para un tour de las playas del desembarco de Normandía. Era un hermoso día de primavera. El sol brillaba y una brisa fresca no me permitía olvidar que estaba muy cerca del borde del mundo. Ya que el tour estaba retrasado me senté por unos minutos afuera de la oficina la cual estaba frente a la estación de tren de Bayeux. Unos diez minutos después de la hora prevista de salida, el joven que iba a dirigir el tour me informó que la visita guiada había sido cancelada.
By: Padre Pablo Migone
Originally Appeared in : 9912-6/6/19

Un carro Mercedes-Benz verde oscuro se detuvo en el semáforo de una intersección congestionada. Hacía frío. En el asiento de cuero trasero estaba sentado un joven de quince o dieciséis años. Viajaba solo y al frenar el carro su mirada que había estado fijada en el reposacabezas delante de él se reubicó lentamente hacia la ventana. En ese instante otro joven de aproximadamente la misma edad se acercó al carro vendiendo algo. Llevaba una caja de madera llena de chicle colgada de su cuello con un pedazo de pabilo desgastado. El joven vestía ropa vieja y rota.

By: Padre Pablo Migone
Originally Appeared in : 9911-5/23/19

Llegué a la unidad de recién nacidos del hospital después de recibir una llamada telefónica solicitando un posible bautismo de emergencia. Soné el timbre de la unidad y a los pocos segundos una voz preguntó a través de un pequeño parlante, “¿en qué puedo servirle?” Me presenté y compartí con la enfermera la información de la familia que quería ver. Me informó que el bebé no estaba allí y me recomendó ir al hospital de niños.

By: Padre Pablo Migone
Originally Appeared in : 9910-5/9/19

“Lamenta recuerdos perdidos que nunca se realizaron. Lamenta aquello que nunca fue. Lamenta recuerdos que no posees. Lamenta el momento presente que no fue destinado a existir”. Escribí estas palabras en el 2010 mientras estaba sentado en la banca trasera de la Parroquia Saint Joseph en Washington, Georgia. La última vez que había entrado a esta pequeña parroquia rural fue unos pocos días antes de que mi hermano fuera diagnosticado con cáncer a fines de diciembre de 1995. Esa Navidad yo iba a tocar el piano durante la Misa, pero nunca llegamos.

 

By: Padre Pablo Migone
Originally Appeared in : 9909-4/25/19

Cuando hice mi primera comunión recibí muchos regalos de amigos y parientes. Entre ellos había una placa rectangular marrón de cerámica con unas manos unidas en oración en una esquina junto con las siguientes palabras, “Dios concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo, y la sabiduría para reconocer la diferencia.” Esta oración ha estado colgada en mi dormitorio por todos estos años.

 

By: Padre Pablo Migone
Originally Appeared in : 9908-4/11/19

La parábola del hijo pródigo es quizás la más conocida de toda la Biblia, en competencia solamente con la Parábola del Buen Samaritano. Es una historia simple pero duradera que ha cautivado a generaciones de cristianos y no cristianos por igual. Lo que hace tan atractiva esta parábola es la esperanza que transmite. Generaciones de hombres y mujeres han encontrado esperanza y aliento en la conversión del joven que insultó a su padre al pedir su herencia, malgastó sus dones y talentos y regresó a la casa de su padre con intenciones nada perfectas.

 

By: Padre Pablo Migone
Originally Appeared in : 9907-3/28/19

Mientras estudiaba italiano en la hermosa ciudad de Siena en la Toscana hace varios años, entré en la pequeña biblioteca de la escuela de idiomas y encontré un libro sobre el arte italiano. Ojeando el libro que estaba bien pesado hallé la obra maestra de Fra Angelico, la Anunciación. Después de haberme encontrado con esta pintura varias veces pensé que sería bueno verla en persona. Luego de regresar el libro a su lugar agarré a una guía turística de Florencia y la abrí a una página cualquiera. Para mi gran sorpresa allí estaba otra vez: la Anunciación de Fra Angelico.

By: Padre Pablo Migone
Originally Appeared in : 9906-3/14/19

En Israel hay un monasterio construido sobre un cerro de donde uno ve una de las ciudades más antiguas del mundo, Jericó, continuamente habitada por 11,000 años. Del monasterio también uno ve el rio Jordán, lugar del bautismo de Jesús. Este monasterio donde viven unos monjes griegos marca el lugar donde inicia toda cuaresma: con Jesús en el desierto por cuarenta días. 

 

By: Padre Pablo Migone
Originally Appeared in : 9905-2/28/19

El 6 de febrero de 1803 llegó un sacerdote a la ciudad de Savannah y la pequeña comunidad católica de la ciudad le pidió que celebrara una Misa. El Padre Oliver Le Mercier había sido anteriormente asignado a la Parroquia de San Juan Bautista en Savannah la cual había sido fundada pocos años antes por católicos francófonos quienes habían huido de la revolución haitiana al sur y la revolución francesa en Europa. Estos refugiados huyeron temerosos por sus vidas y se convirtieron en los primeros ciudadanos católicos de Savannah.

 

Pages

Subscribe to RSS - Espanol
Go to top